UN LUGAR EN SILENCIO: DÍA UNO